Experiencia en Cascajal por María Inés Ramírez

Ya ha pasado un tiempo desde que finalicé la experiencia de vivir en la localidad de Cascajal (comuna de Cochamó). Fueron 2 meses en los que como “santiaguina” tuve la necesidad de adaptarme a la cotidianeidad de un lugar tan alejado y distinto al que estoy acostumbrada. Lo cierto es que la experiencia fue muy enriquecedora y no sólo en lo académico.
El motivo que me llevó a este largo terreno, se relacionaba con comprender las lógicas económicas 6 años después de la crisis del virus ISA en la Región de Los Lagos y las estrategias que las comunidades debieron generar para sobrellevar el desempleo asociado a este desastre ambiental y social. Por revisiones bibliográficas anteriores, tomé conocimiento de que el virus ISA como tal no afectó las aguas del Estuario de Reloncaví, donde se realiza el proceso de engorda de varias empresas salmoneras en cerca de 100 concesiones. Sin embargo, la comunidad sufrió varios de los efectos asociados a las malas prácticas ambientales de las empresas producto de una regulación estatal deficiente, el cierre de los centros de cultivo (estrategia empresarial post crisis) y el consecuente desempleo. Algunas de las preguntas que guiaron mi trabajo fueron: ¿Existió una reestructuración económica post-crisis? ¿Qué alternativas económicas surgieron tras la crisis? ¿Existe competencia por el uso del espacio en este nuevo escenario?
La comunidad, alegremente, tuvo una excelente acogida hacia mi compañera de terreno y a mí misma. Esto fue importantísimo, ya que conseguimos acceder a varias personas de Cascajal, quienes además eran líderes de juntas de vecinos, sindicato de pescadores local o mitilicultores que ofrecieron en más de una ocasión visitas para conocer la forma en que realizan sus labores en el mar. Por lo demás, esta buena disposición nos acercó rápidamente a comenzar a vivir la vida cascajalina, reproduciendo rápidamente prácticas que aprendimos de ellos, incluso en la forma de expresarnos.
Las primeras respuestas a las preguntas que nos planteamos antes de llegar, indicaban que efectivamente, el cierre de los centros de cultivo de salmón generó tanto desempleo como migraciones por parte de la gente joven, que siguió a la industria a mayores latitudes. Esto tuvo como consecuencia que las personas debieran volver a sus actividades tradicionales, es decir, labores asociadas al campo y otras, en lo que hubiese oportunidad. Pero también (y mayoritariamente) acudieron a otra actividad económica que había comenzado años atrás, la mitilicultura o el cultivo de choritos. Según los cascajalinos, fue este trabajo el que absorbió la mano de obra presente en la localidad y generó un poco más de estabilidad económica. Sin embargo, esto no puede ser llamado como tal una reestructuración económica, es decir, las personas trabajan los mitílidos desde hace cerca de 15 años. Más importante es que la vida de los habitantes de Cascajal en toda su historia se ha encontrado ligada a un único sector económico. La multifuncionalidad laboral, integrada por actividades como el cultivo de choritos, el trabajo salmonero, la agricultura y ganadería de subsistencia, hacer leña o participar en cualquier trabajo esporádico presente, es el principal atributo a destacar y en cierto modo, es un colchón que aminora crisis como la generada por el cierre de los centros de cultivo en 2008. Finalmente, en respuesta a la última pregunta, fue posible determinar que en la actualidad no existe una competencia por el espacio. En otro tiempo, si existieron roces producto de algunos abusos que realizaron las empresas del salmón en términos de límites. Estos problemas adquirían mayor connotación, además, por el gran sentido de propiedad que expresan los cascajalinos tanto en la tierra como en el mar. Estos roces ya han sido discutidos en mesas de trabajo con los actores correspondientes y en la actualidad no existen.

Estas son las principales reflexiones de mi terreno a Cascajal, la siguiente tarea es generar un producto que sirva a las comunidades, como una retribución al cariño y disposición.

Por María Inés Ramírez Silva

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Proyecto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s